domingo, 3 de septiembre de 2017

NUEVO FICUS TIGERBARK...

Hola amigos

Se acaba el verano y retomamos la actividad en el blog de Ishi Kasai. Hace un tiempo decidí darle un giro  a mi afición, por lo que me propuse reducir  el número de ejemplares que hay en mi jardín, priorizando calidad a cantidad y la adaptación de los árboles a mi jardín. 

Como saben el ficus es una especie que me apasiona y a finales del mes de junio llegué a un acuerdo con Manolo, un compañero de afición de la isla de Tenerife para intercambiarnos algunos árboles. Fruto de ese intercambio llegó a mi jardín un bonito ejemplar de Ficus microcarpa, variedad Tigerbark y salieron un par de shohines, concretamente un manzano y una higuera. 

Yo personalmente estoy encantado con el cambio y espero que él también lo esté. El árbol tenía buen aspecto en general y tenía unas preciosas raíces columnares tan características de los ficus.



Estos árboles grandes ocupan mucho espacio, necesitan tiempo y mucho trabajo, por lo que comprendo perfectamente que el anterior propietario quisiera desprenderse de él y dedicarse a cultivar shohines.


Como les decía en mi anterior entrada, suelo trabajar los ficus durante los meses de calor por lo que le retiré el alambrado cuidadosamente, lo defolié y pincé, tarea que me llevó alrededor de dos horas...


Una vista del frente...


y de la trasera...


Decidí darle un nuevo diseño al árbol por lo que esperé a la visita de Salva a finales de julio para hacer el resto del trabajo. Había que hacerle una poda de aclareo, alambrar y trasplantar. Salva puso un video de la visita en su canal de Youtube que recomiendo visitar...


El ápice no termina de convencerme pero decidimos esperar a que brotase antes de eliminar más ramas y si acaso el año próximo definirle un nuevo ápice. Este es el aspecto que tenía cuando lo terminamos...


Una vez elegido el frente y recuperada la triangularidad, el siguiente paso era trasplantar. La maceta se le había quedado pequeña y había consumido casi todo el substrato.


Le lavé el cepellón con agua a presión. Como se puede apreciar, tenía un buen pan de raíces y éstas estaban en muy buen estado...


Para el trasplante utilicé una bonita maceta que me regaló el amigo Manolo y que no estaba incluida en el trato. Es un poco grande pero le vendrá muy bien para el cultivo durante los próximos años. La limpié cuidadosamente, le dí una mano de cera natural de color caoba, para protegerla de la cal del agua, hacer pátina y acentuar el color rojizo, que tan bien le va a los ficus...


Para el trasplante utilicé mi mezcla habitual de picón y akadama...


Riego abundante y a ocupar su lugar en el jardín de Ishi Kasai..



La idea inicial era cultivarlo como un banyan, pero no sé si quedará bien, al estar la primera rama muy alta. De momento, la intención es achatarlo y bajarle la altura...



Un par de semanas después empezó a brotar por lo que lo aboné a mediados de agosto. Necesita densificar y definir mejor el ápice. Así estaba esta mañana...


P.D. He tenido problemas con los pájaros y lagartos que se comen el abono sólido Hanagokoro y me hacen unos agujeros enormes en el sustrato por lo que estoy probando con abono líquido orgánico. Aunque de momento es pronto para sacar conclusiones, creo que esta nueva fórmula funciona, por lo que en principio voy a combinarlas. 

Saludos